Así lo demuestra un estudio realizado entre abril y mayo por Expo Delicatessen & Vinos Potenciadores de Mercado, entre 198 productores del sector de 17 provincias argentinas, donde el 80% de los consultados cree además que el rubro tendrá dificultades para volver a la normalidad en el corto plazo. Qué dice el informe.

Más del 60% de los empresarios del sector de «Alimentos y Bebidas» padecen las duras consecuencias de una pandemia que no dio tregua alguna en los últimos 3 meses, lo que lleva a considerar que las ventas en los comercios del sector cayeron entre 50% y 100% desde el inicio del aislamiento social. En este sentido, el 31% sostiene que sus ventas cayeron entre un 50% y un 75%; mientras que un 30% indica que sus ventas se redujeron entre 75% y 100%.

Los datos fueron recabados para el informe «Impacto de la Pandemia en el mercado de Alimentos y Bebidas» realizado por Expo Delicatessen & Vinos Potenciadores de Mercado, el nuevo espacio de generación de oportunidades desarrollado por Joint Group. Así, el relevamiento de datos para este estudio se articuló en dos etapas comprendidas entre el 7 de abril y el 29 de mayo, e incluyó a 198 productores del sector de las provincias de Buenos Aires, Catamarca, Chubut, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, La Rioja, Mendoza, Misiones, Neuquén, Río Negro, Salta, San Juan, Santa Fe, Santiago del Estero, Tierra del Fuego y Tucumán.

Sin embargo, los porcentajes mencionados «esconden» un dato importante en el marco de la situación. Como el relevamiento de datos se realizó en dos etapas, los porcentajes de caída en los niveles de ventas son diferentes en cada una de ellas. En la primera etapa (del 7 de abril al 13 de mayo), el 35% de los encuestados consideró que sus ventas habían caído entre 50% y 75%, mientras que el 43% señaló que sus ventas se perjudicaron entre un 75% y 100%. En tanto, en la segunda etapa (del 14 al 29 de mayo), el 29% evaluó que sus ventas habían caído entre 50% y 75%, y sólo el 21% indicó que la caída en sus ventas había sido de entre 75% y 100%.

Respecto al informe, Ionel Giaimis, licenciado en Marketing a cargo del estudio analiza: «Las primeras cinco semanas de campo arrojaron datos muy bajos en índices de ventas, marcadas por una parálisis general, con un panorama sumamente incierto y preocupante. Pero en las últimas dos semanas, los empresarios y emprendedores argentinos, acostumbrados a las crisis, reaccionaron y comenzaron a realizar acciones para dinamizar sus mercados, obteniendo un notable crecimiento en sus niveles de facturación en comparación con la primera etapa de la pandemia. Todas estas iniciativas, sumado a que poco a poco fueron flexibilizándose las medidas tomadas por el gobierno, generaron un repunte».

Como fue provincia por provincia

Evaluando la caída de las ventas por provincia -tomando como muestra cuatro plazas- se observa que las mismas siguieron la media nacional. En este sentido, en la provincia de Córdoba 34% de los productores encuestados indicó que sus ventas habían caído entre 50% y 75%, mientras que el 32% señaló que se retrajeron entre un 75% y 100%. En el caso de Mendoza, 33% manifestó una baja de entre el 50% y el 75% en sus ventas, y un 26% de entre el 75% y el 100%. Para Buenos Aires, el impacto generó una caída de entre el 50% y el 75% en el 36% de las empresas encuestadas; y de entre el 75% y el 100% en el 27%. Por último, para la provincia de San Juan, los datos demuestran que el 27% de los productores que participaron del estudio comentaron que sus ventas bajaron entre el 50% y el 75% y el 18% manifestó que se retrajeron entre 75% y 100%.

Por otra parte, los emprendedores y MiPyMe fueron los que más afectadas vieron sus ventas: casi tres cuartas partes de ellos tuvieron caídas por encima del 50% de ventas, de los cuales un 39% comenta que la disminución superó el 75%.

Indagados sobre los motivos de la caída en las ventas, el 69% de los consultados indicó que se debía a comercios cerrados, el 51% a la caída en la demanda y el 21% a la imposibilidad de trabajar con el distribuidor. En un segundo plano quedaron los factores de «dificultad de producción o materia prima» (9%) y «permisos o dificultad de distribución» (8%).

«Si bien la mayoría de los comercios volvieron o volverán a abrir sus puertas en un futuro cercano, es una excelente oportunidad para reinventarse. En este proceso, la diversificación en los canales, ya sea agregando nuevos o modificando los actuales, será un factor fundamental para el crecimiento de los negocios. Es el momento de analizar alternativas digitales, abrir canales de venta online que, administrados en forma efectiva, sean capaces de responder a una demanda cada vez más exigente y analítica a la hora de la compra», consideró Andrea Ravich, directora de Joint Group y de Expo Delicatessen & Vinos Potenciadores de Mercado.

El día después

El regreso a las actividades después del «Aislamiento social, preventivo y obligatorio» es otro factor que preocupa a las empresas del sector. En este sentido, más del 80% cree que el mercado de alimentos y bebidas volverá a la normalidad con lentitud o que habrá una caída en la demanda.

«Los empresarios no creen en una rápida vuelta a la normalidad. Esto ha generado que empresas de todo tamaño se reestructuren para poder hacer frente a un escenario distinto, con nuevos desafíos y también nuevas oportunidades», analiza el estudio.

El informe completo, aquí.

Share This