El Corredor Bioceánico Central reclama seriedad para el progreso

Dic 7, 2020

Las instituciones que conforma el CBC reclamaron en el VII Encuentro Institucional Empresario a que todos los gobernantes del Mercosur y países asociados dejen de lado las intenciones discursivas y que, con voluntad política, avance hacia una real integración regional.

En el VII Encuentro Institucional Empresario, que se llevó a cabo de modo virtual, la Red del Corredor renovó su compromiso en pos de la integración regional y reclamaron a sus gobernantes que dejen atrás las intenciones discursivas y avancen con voluntad política hacia una real integración física que permita el desarrollo de la región y su inserción competitiva en los mercados del mundo.

En el mismo sentido, reclamaron la participación del sector privado y de los espacios subnacionales en el Mercosur, a fin de que se pueda dar un nuevo impulso al espacio en pos de la integración real y el relacionamiento con otros bloques.

El encuentro, que tuvo como país anfitrión a Uruguay en calidad de presidente pro témpore del Mercosur, disertaron el Embajador de Uruguay Federico Perazza; el Consejero Estratégico de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Porto, y el Secretario General de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), Sergio Abreu Bonilla.

«Falta voluntad política”, remarcaron los disertantes haciéndose eco del reclamo de la Red CBC. “Todo depende de la voluntad política de los países y de su visión hacia 2030”, sintetizó Abreu Bonilla.

Según refirieron, los distintos gobiernos tomaron a la cooperación con tintes ideológicos, con miradas partidistas, con intereses personalistas, y así fueron quedando atrás espacios de integración como el IRSA, el COSIPLAN (Consejo Suramericano de Infraestructura y Planeamiento) o la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas). “Muchas veces se utiliza un autismo disfrazado de nacionalismo, con intereses particulares, cuando se debe avanzar en la idea de una integración despojada de ideologías y posiciones extremas”, refirieron.

Un gajo de racionalidad para progresar

Los conferencistas coincidieron en que “la iniciativa del CBC es ambiciosa pero necesaria”. “El CBC está llamado a ser un actor protagónico en nuestra región porque ahí se concentra las actividades económicas más importantes de nuestra región”, refirió Perazza y agregó: “Tiene que haber mayor infraestructura de puertos, mayor integración de las ciudades, tiene que haber un nodo vial, ferroviario y una importante cantidad de rutas. La infraestructura implica conectar para integrarse no para competir. El gran desafío es darle una lógica de mínima coordinación, armonizar planes de inversión, para que el CBC sea una realidad”, dijo al referirse a algunas de las obras de infraestructura que desde hace más de cinco años vienen solicitando cada una de las entidades miembro de la Red CBC

“Es necesario reforzar las políticas de infraestructura. Los países van a salir de la pandemia con mayores gastos y con déficit fiscal. Eso implica repensar las alianzas y repensar políticas de desarrollo de infraestructura más baratas”, dijo Porto, que a su vez remarcó que es “necesario reducir la discrecionalidad y la corrupción”. 

Al respecto, remarcó que “son importantes los sistemas de contrapeso en las sociedades. En América Latina no funcionan bien porque no existen los puntos medios, es decir, la brecha entre ricos y pobres es muy grande. Para desarrollar los medios es necesario impulsar las pymes y formalizar la economía. Eso permite el desarrollo de las clases medias”.

Asimismo, rescataron el rol del sector privado, del que dijeron que debe “hablar más fuerte” y debe reclamar un lugar en el esquema de cooperación público – privado que también integre a las universidades, las instituciones intermedias y a la sociedad civil. 

Share This