Liliana González presentó su nuevo libro

Mar 28, 2019

Ante una multitud en el Patio Mayor del Cabildo, Liliana González presentó su nuevo libro, que escribió junto a su hija, Natalia Brusa. 

La lluvia que se abatió sobre la ciudad de Córdoba desde la tarde del lunes hasta entrada la noche no fue un impedimento para que el Patio Mayor del Cabildo Histórico quedara pequeño ante la gran convocatoria que despertó la presentación de Volver a mirarnos, el nuevo libro de la profesora y licenciada en psicopedagoga Liliana González.

En este volumen, el décimo de su carrera, plantea la necesidad del reencuentro de los adultos –padres y educadores especialmente- con los hijos y alumnos en tiempos en que la urgencia y la tecnología parecieran dominar nuestras vidas. Volver a mirarnos fue escrito en colaboración con su hija, Natalia Brusa, quien aportó desde la Comunicación Social los elementos para tratar de acercarnos sin prejuicios al mundo de los niños y adolescentes de hoy.

Acompañó a las autoras el periodista Miguel Clariá, quien luego de una introducción dio paso a las pantallas para que el público compartiera los conceptos de Liliana González en una charla Tedx donde justamente planteó la necesidad de recuperar la mirada para humanizar nuestros vínculos. Sin saberlo entonces, aquella conferencia sería el germen del libro que pone a consideración de sus lectores y seguidores.

La relación entre madre e hija, los modos y las formas de trabajar juntas, fue uno de los temas de la presentación que abordó cada una desde la especificidad de su profesión. Hablaron de los límites entre una y otra y compartieron con la audiencia divertidas anécdotas de cuando Natalia era chica que sirvieron para graficar el cambio de paradigma actual.

“Hoy los chicos nos piden que los atendamos, que les contemos un cuento, que juguemos, que dejemos el celular y que estemos presente. En fin, ¡que los miremos!”, coincidieron. El libro, estructurado en capítulos, analiza temas como los cambios en los tipos de familia, los encuentros y desencuentros en la escena escolar, se pregunta si jugar online es jugar efectivamente con otros y explora en las características de las adolescencias tardías e interrumpidas. Con este trabajo, las autoras se proponen ayudar a sumar humanidad a la observación amorosa de la infancia, de manera pacífica y exclusiva para mejorar la calidad de vida de todos y todas.

Share This