Zuccardi Valle de Uco fue elegida Mejor Bodega y Viñedo del Mundo por segundo año consecutivo

Jul 14, 2020

Compitiendo con más de 500 bodegas en 18 países alrededor del globo, la bodega del Valle de Uco fue nuevamente la elección de los expertos a nivel mundial por sus vinos, ambiente y reputación en la experiencia enológica. Mirá.

En una ceremonia celebrada de manera virtual, se anunciaron los ganadores de la segunda edición de The World’s Best Vineyard, los premios que ponen su atención en la calidad del turismo enológico de más de 1.500 bodegas alrededor del mundo. Los jurados realizan una elección de las que consideran las mejores 50.

La lista fue elegida en base a las nominaciones de una Academia de votación compuesta por más de 500 expertos en vinos, sommeliers y corresponsales de viajes líderes de todo el mundo. Para garantizar que la Academia sea representativa, el mundo se divide en 18 regiones geográficas. Cada región tiene una Cátedra Academy que ha sido seleccionada por su conocimiento experto de la escena internacional del vino y el turismo.

Así, estas sillas de la Academia son responsables de reclutar 36 expertos en su región. Votan por 7 viñedos en orden preferencial y al menos 4 de ellos deben ser de fuera de su región de origen. No hay una lista de criterios predeterminada: cada voto es una nominación para una experiencia de viñedo que consideran uno de los mejores del mundo. La experiencia puede incluir visitas, degustación, ambiente, vino, comida, personal, vista, relación calidad-precio, reputación y accesibilidad.

Los ganadores

  • Mejor Bodega de Sudamérica y del Mundo: Zuccardi Valle de Uco (Argentina).
  • Mejor Bodega de Europa: Domäne Wachau (Austria).
  • Mejor Bodega de Oceanía: Rippon (Nueva Zelanda).
  • Mejor Bodega de Asia: Château Mercian Mariko Winery (Japón)
  • Mejor Bodega de Norteamérica: Robert Mondavi (Estados Unidos).
  • Mejor Bodega de África: Delaire Graff Estate (Sudáfrica).

Respecto a este importante suceso Sebastián Zuccardi, quien dirige la bodega, afirmó: «lo vivo como un reconocimiento a una familia que cree en el lugar donde vive y cultiva, porque la bodega está inspirada en la Cordillera de los Andes que es la que determina la identidad de nuestros vinos. La bodega busca ser parte del paisaje, sin competir con el entorno por lo que por mucho tiempo será actual ya que está basada en la identidad del lugar. Hay una coherencia muy grande entre la bodega y nuestra forma de hacer los vinos».

Share This