Escándalo diplomático por el desplazamiento del embajador en China

Ene 5, 2021

A sólo seis meses de haberlo puesto en funciones, el presidente Alberto Fernández desplazó de la embajada china a Luis María Kreckler, de larga trayectoria en la política exterior, para poner en su lugar a Sabino Vaca Narvaja. Alerta en el mundo diplomático.

Mientras avanza la negociación con China para la inminente llegada al país de la primera  partida de un millón de vacunas Sinopharm, en el mundo diplomático crece la preocupación por el manejo de la política exterior argentina que comanda el canciller Felipe Solá.

Hace sólo unos días, y con un escándalo de acusaciones cruzadas, el Gobierno argentino desplazó al embajador en China, Luis María Kreckler, un diplomático de una larga carrera de más de 35 años, para que ese lugar sea ocupado por quien hasta ahora era el número dos en la embajada, Sabino Vaca Narvaja.

Vaca Narvaja es licenciado en Ciencias Políticas, experto en China y fue director General de Relaciones Internacionales en el Senado de la Nación, nombrado por Cristina Fernández de Kirchner. También es tío de la nieta de la vicepresidenta ya que es hermano de Camilo Vaca Narvaja, papá de Helena, la hija de Florencia Kirchner.

La información indica que el presidente Alberto Fernández desplazó a Kreckler en Beijing por las acusaciones que formuló el canciller Felipe Solá, quien sostiene que Kreckler fracasó en las negociaciones para obtener la vacuna china contra el Covid-19 y que se fue de vacaciones sin cerrar ese acuerdo comercial. Kreckler desmiente las acusaciones de Solá y dio cuenta de 10 cables reservados que envió desde agosto al Canciller informando sobre las negociaciones, ninguno de los cuales fue contestado por Solá.

El periodista Román Lejman dio cuenta de la mala relación que mantienen ambos funcionarios: “Solá asume que Kreckler pretende su puesto, y Kreckler cree que Solá no tiene pinet para ocupar el Ministerio de Relaciones Exteriores”.

En una entrevista reciente realizada por Marcelo Longobardi en Radio Mitre a la periodista especializada en temas internacionales, Natasha Niebieskikwiat, ésta habla de una “mano negra” en medio de esta historia que provendría de Martin Granovsky, subsecretario de la Cancillería y asesor principal de Felipe Solá

En el mundo diplomático miran de reojo la labor de Granovsky en la Cancillería, alguien que estuvo al frente de la agencia de noticias Télam en tiempos de Néstor Kirchner, luego desvinculado en medio de denuncias y también fue muy cercano del fallecido canciller Héctor Timmerman. Asimismo, los funcionarios de carrera mencionan el escaso expertise en política exterior del jefe de Gabinete que Solá nombró en la Cancillería: su cuñado Guillermo Chavez.

Todo esto, aseguran, juega en contra del prestigio de la Cancillería argentina, daña al cuerpo de profesionales diplomáticos y en definitiva, a la política exterior del país.

Share This