Generación Greta en Córdoba: emprendedores más que políticos

Dic 9, 2019

Una encuesta realizada a más de 1.000 jóvenes entre 15 y 29 años residentes de la provincia de Córdoba revela que se sienten preocupados por temas ambientales. Sin embargo, la preocupación no se traduce necesariamente en acción tradicional ya que muchos de ellos señalaron no estar ni desear involucrarse en encuentros sociales y políticos que favorecerían el desarrollo de políticas ambientales. El acento estuvo puesto más bien en llegar a ser emprendedores sostenibles o en la relación que establecen como consumidores con empresas que cuidan el triple impacto (social, económico, ambiental). La investigación fue realizada desde la Cátedra UNESCO en Seguridad Humana y Desarrollo Regional en conjunto con el Observatorio de la Juventud & Sostenibilidad de la Universidad Blas Pascal.

Contexto global: la movilización de los jóvenes

Hace un par de meses las portadas de diarios internacionales, se vieron inundadas con imágenes de jóvenes que dijeron presente en la Movilización Mundial por la Crisis Climática. Las protestas que se llevaron a cabo en más de 3 mil ciudades a lo largo y lo ancho del planeta -Córdoba incluida- exigían la acción de los líderes mundiales que frenaran el cambio climático. A partir de ese momento, la información giró en torno al calentamiento global, al proceso de destrucción de los glaciares, la desertificación de los bosques y hasta el rol de las vacas en la generación del carbono, pero todas esas noticias tenían en común un nombre propio: Greta Thunberg.

Greta, la adolescente sueca de 16 años cuya protesta contra la inacción de los gobiernos frente al cambio climático, se extendió por el mundo, dio un asombroso aliento al movimiento de reclamo por la justicia climática. A raíz de la fuerza de su mensaje algunos medios hayan comenzado a hablar de la Generación Greta o Generación Clima.

OCDE elige a Córdoba para implementar los ODS

La sostenibilidad ha dejado de ser un término para pocos: son muchos los individuos y las organizaciones que se han comprometido con esta temática. Para la Universidad Blas Pascal la sostenibilidad se ha transformado en uno de sus pilares estratégicos y lo ha cristalizado a través de múltiples acciones.

El entorno también es favorable al tema, ya que incluso el Gobierno de Córdoba dio inicio en 2018 al proyecto piloto “Enfoque Territorial de los ODS”. La Provincia de Córdoba es el primer estado subnacional de toda América elegido por la OCDE para “localizar” a escala provincial los Objetivos de Desarrollo Sostenible. En este proyecto también participan las ciudades de Bonn (Alemania) y Kitakyushu (Japón), y las regiones de Flandes (Bélgica) y de Syddanmark (Dinamarca). La Universidad junto a representantes de gobiernos locales y de los sectores empresarial y académico ha participado, en ese marco, de diversos talleres intersectoriales para la adaptación de la Agenda 2030 al contexto local.

Es en esta línea estratégica, que desde la Cátedra UNESCO en Seguridad Humana y Desarrollo Regional en conjunto con el Observatorio de la Juventud & Sostenibilidad de la Universidad Blas Pascal se buscó relevar cuán sostenibles son los jóvenes de Córdoba, si se han hecho eco de esta tendencia global. Para ello se lanzó una encuesta online con preguntas que interpelan de manera personal cómo traducen o no la preocupación ambiental a su accionar cotidiano. 

Generación Greta, ¿también en Córdoba?

Según los resultados de la investigación, más del 90% de los jóvenes encuestados están muy preocupados por el medioambiente, señalando como problemas prioritarios para Córdoba la contaminación del agua, seguido por la pérdida de la flora y la fauna.

Consultados sobre diversas acciones vinculadas con el consumo responsable (3R: Reducir, Reciclar y Reutilizar) sobresalieron: el cuidado del agua en el hogar (62%); el uso de botellas reutilizables (61%); el correcto descarte de pilas y baterías (59%), y el cuidado de la energía (58%). El consumo de tecnología también presenta un comportamiento responsable, ya que solo el 5% compra toda la tecnología que puede.

En coincidencia con las características que se le atribuyen a esta generación, se observa que el 93% de los encuestados sostiene que son ellos quienes representan el motor del cambio. Se consideran embajadores, pero no interpelados a actuar: más del 50% nunca o casi nunca participó de un voluntariado, ni se involucró en iniciativas comunitarias, o iniciativas sociales (marchas). Pareciera que ser protagonistas del cambio es un ideal a alcanzar pero no por la vía política o social, de la que descreerían al no desear involucrarse.

ODS: la Educación de Calidad, la prioridad

Faltan aproximadamente unos 3700 días para llegar al deadline fijado por la Agenda 2030 de Naciones Unidas para alcanzar los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Dicha Agenda, se basa en personas, planeta, prosperidad, paz y alianzas, y cuenta con 17 ODS que incluyen desde la eliminación de la pobreza, el combate al cambio climático, la educación, la igualdad de la mujer, la defensa del medio ambiente o el diseño de ciudades sostenibles. Desde que se lanzó, hace casi cuatro años, esta hoja de ruta para el Estado, las empresas, la academia y la sociedad civil se ha consolidado, y expandido en su conocimiento, compromiso, y acción para cumplir las ambiciosas metas.

En la investigación realizada entre la UBP y la Cátedra UNESCO se preguntó a los jóvenes si conocían los ODS. Un 64% contestó afirmativamente, dato que revela que están informados. Consultados sobre cuáles consideran los cuatro ODS prioritarios para Córdoba, los jóvenes destacaron: contar con una Educación de Calidad (ODS 4); Fin de la Pobreza (ODS 1), Salud y Bienestar (ODS 3) y Trabajo Decente y Crecimiento Económico (ODS 8).

Más de empresas con propósito y menos de política

La incredulidad en la política también es tangible entre los jóvenes cordobeses. Consultados sobre la posibilidad de ingresar a la función pública para luchar contra la corrupción, logrando así una provincia sostenible, sólo un 18 % ha considerado firmemente esa posibilidad.

En tanto el concepto de empresas con propósito y de nuevas economías parece resonar fuerte en la mente de estas generaciones: el 73% ha considerado la posibilidad de crear una empresa con impacto positivo tanto social y ambiental como económico. Parece que los jóvenes están apuntalando firmemente este nuevo paradigma organizacional, donde se busca que la empresa no sólo genere rentabilidad, sino que también se involucre en la solución de problemáticas sociales y ambientales profundas.

Compromiso cívico y sostenibilidad

Los resultados de esta investigación serían coincidentes con hallazgos de estudios sobre el compromiso cívico realizados en diversos países, donde se refleja que los jóvenes han disminuido su participación política convencional respecto a las generaciones anteriores.

El compromiso cívico se refiere a un concepto amplio que incluye actitudes, conocimientos, habilidades y comportamientos cívicos, incluyendo algunos de los temas consultados en la  encuesta, tales como: participación política, con formas tradicionales como ser miembro de un partido político, y formas no tradicionales como asistir a protestas; participación cívica (como servicio comunitario o voluntariado, entre otros), y por último compromiso psicológico, como prestar atención a eventos políticos o cívicos. Igualmente, la no participación debería ser considerada también como una forma de participación cívica.

Con respecto al voluntariado, como dimensión de compromiso cívico, es por naturaleza un importante vehículo para el desarrollo sostenible según la Organización de las Naciones Unidas, ya que posibilita a las personas y a comunidades participar en su propio crecimiento, construir su propia resiliencia y adquirir un sentido de responsabilidad para con su propia comunidad. Si bien, la primera impresión refleja que la mayoría de los jóvenes (54%) no se involucró nunca en una actividad de voluntariado, es preciso destacar que el 46% sí lo hizo, ya sea en forma ocasional (33%) o siempre (13%). Es positivo resaltarlo y sobre todo estimularlo, ya que los voluntarios ayudan a que nadie se quede atrás, colaboran en dar voz y conocimientos a poblaciones muchas veces marginadas. Esta acción es fundamental para generar un sentido de pertenencia y dar un carácter local a los ODS y a la Agenda 2030.

La jóvenes siempre estuvieron a la vanguardia de los movimientos que abren nuevos caminos, los de hoy, los del planeta internet, de la vida que transcurre en la pantalla y en la nube, a los que no les interesa tanto la política, pero que si se sienten preocupados por el mundo que les queda, los que se involucran en el voluntariado y en hábitos de consumo responsable, a los que les gustaría crear empresas que se comprometan con una sociedad mejor, que consideran que lo fundamental es lograr una educación de calidad para todos, a ellos tal vez, se les está pidiendo más de lo que los adultos, ya sean políticos, empresarios o ciudadanos, le estamos dando hoy al mundo.

La investigación reflejó la positiva preocupación de las nuevas generaciones por las cuestiones ambientales y por los ODS en general.  Se espera que estos resultados mejoren año a año, y que los distintos actores sigan evolucionando de la sensibilización hacia la acción. Aunque aún se está lejos de los números ideales para poder llegar a las metas, es necesario desarrollar soluciones complejas para temáticas de gran impacto social. Quedan múltiples desafíos y cuentas pendientes en el horizonte, cada uno tendrá que hacer su parte, Generación Greta incluida.

Share This